Scroll to top

Poesía 2008-2012

Yo no surfeo la ola
Soy la ola

 

Yo no estoy continuamente en un proceso
Yo SOY un proceso continuo

 

Las sensaciones, las emociones, los pensamientos
Son el reflejo del continuo movimiento del yo

 

Los planetas se mueven y los pensamientos también
Al igual que las ideas, las sensaciones, las síntesis
Los planetas y la química molecular no están separados

 

Yo no pienso
Soy pensado
Hay un nivel de la experiencia que es el pensamiento

 

El cerebro no procesa información, sólo la circula.
Hay una inteligencia que procesa la información retroalimentativamente.
Así como un río, así el cerebro.
Así como el océano que sea abre al río y se acomoda, así la inteligencia creativa y unificada.

 

Soy la percepción conciente del movimiento
Del movimiento que soy
Por lo cual no soy nadie en particular
Al mismo tiempo que soy todos en particular
Todas las emociones humanas me habitan, las del monje y las del asesino.

 

La percepción conciente de los pensamientos, las emociones, las sensaciones que emergen en la experiencia vincular
Es el puente que permite integrar la totalidad del misterio que soy.

Es la conexión triangular con el alma que es dual, que es pulso que respira adentro/afuera.

 

El cuerpo, la mente, las emociones son un mecanismo integrado.
Un cuerpo tenso es una personalidad defendida.
Si la idea cambia, la sensación cambia.
Para que la idea cambie, necesito darme cuenta de la idea.
Cuando doy cuenta de la idea, necesito que la acción en respuesta sea coherente para que la forma cambie, como un diálogo constante y unificado con la vida.
Para que la respuesta sea coherente tengo que dar cuenta, no solo del movimiento del pensamiento/sensación/emoción, sino de lo que la respuesta anterior estaba defendiendo al mismo tiempo que dejo entrar lo nuevo a la experiencia, para que de esta manera pueda desarmarse aquella barrera de protección de la vulnerabilidad y pueda reconocer una acción mas verdadera, honesta y sensible en ese momento. (que en otro momento puede ser otra cosa ante lo mismo).

 

La percepción conciente sabe y se reconoce en todo aquello con lo que se vincular “afuera” como un fractal simbólico de una lógica dialéctica interna.

La percepción conciente del movimiento permite dar una respuesta actualizada con el movimiento que se expresa a través mío a cada momento en la experiencia cotidiana, en vez de dar una respuesta automática desde la idea de qué es lo mejor, o está mejor visto, o no sé ni por qué pero es así.

 

Ese movimiento, esa fuerza de despliegue y repliegue constante que es el alma, responde a una inteligencia cósmica. Así como el cuerpo es el vehiculo de expresión del alma, el alma es el vehículo de expresión de otro orden más complejo. Podemos conocer el alma a través de la personalidad, dentro de ella, el alma incluye la personalidad al mismo tiempo que la trasciende. 

 

Conciencia particular – conciencia vincular/grupal – conciencia unificada.


el patrón
no evidente

quién soy en la respuesta de lo obvio
lo que se manifiesta en ordenes desconocidos
a traves del cuerpo dado

el patrón no evidente entre lo evidente
el uno en el todo, el todo en el uno
allí donde quien creo ser
es solo servicio pleno de presencia

y cuando las partes se niegan entre si
cuando son justificadas en el otro sin reconocerse
no hay consumación
y sin consumanción de las partes, la cualidad no se despliega

lo que se engendra y concibe mutuamente
aquel fruto que será recolectado
y devorado

/ digerido

el fruto de la dualidad
que nos hace uno

/ y tres

que imanta
y nos vamos devorando unos a otros
chupando
todos los fluídos y las fibras, los rayos
para comernos pedazo a pedazo
todo tu yo
que es mio mio mio

y toda toda toda
mi yo tu

ya tu tan mi yo
deseantes
insatisfechos
jadeantes de devorar y ser devorados

digerirte me integra

cuando el cuerpo es atravesado por las fuerzas del dragón
en mutuo reconocimiento
para que le nazcan alas
para que riegue con el amor que crean los opuestos siendo a la vez

ser uno en lo diferente
y permanecer

abiertos

una sensación de tsunami sube desde el sacro por toda la columna, se extiende por los brazos, llega a la nariz, por la nuca
respiro profundamente
muy profundamente
exhalo lento
me duele
me erotiza
muero
y lloro
renazco
y tiemblo

es un instante
es éste instante

en que toda la vida se funde con la muerte
y arde
entre los huesos
arde

entre los músculos
en el centro de cada célula
que se recrea

un tornado blanco que se espirala
lleno de partículas que parecen polvo pero no es polvo
son partículas de cristal
que raspan el adentro del tejido que conecta
y lo limpian
como si me despegara un chicle viejo de los huesos

la tensión de la búsqueda
siento que estoy cruzando el umbral
como si por un portal entrara en el océano
y nada ya podrá ser igual

el juego en que somos dos
y somos uno
y somos tres

la trama de posibilidades simultaneas
que pulsa en el sacro

donde co-creamos
donde me entrego y muero

en pura placenta

para que recorras mi columna lentamente
y entregarte vertebra a vertebra

y morirnos un poco mas
y morirnos un poco mas

y cuanto mas me entrego
mas me muero

y cuanto mas me muero
mas vibra el universo en todo el cuerpo

respirando
respirándonos
en pura placenta

dejo que me respires desde adentro
sentir las alas de la serpiente renaciendo
/ el pulso en el sacro

el círculo que se expande y crece

ouroboros que ondulea
adentro / afuera
principio / fin

jugamos que somos uno y dos y tres
al mismo tiempo

y que te despido
y te agradezco

y me separo
fertil de mi misma

llena de existencia

y me respiro desde adentro
y siento
alas / serpiente / puslo / sacro

el círculo que al expandirse, complejiza

tiemblo de miedo / confío
sé que segundo a segundo corro el riesgo de volverme loca si pienso entre tanto fractal

me abro al vertigo
me abro

me abro
respiro
me abro

abro los ojos que briilan
me estiro
sacudo los brazos

camino el camino

sonrío siendo
una dos y tres.
y así muchas veces.
al mismo tiempo.

practico
que el ego no sea barrido debajo de la alfombra
que madure en vez de esconderlo
para el propio beneficio
y el de todos

sentir el filo en las patas de la araña
lo mio, lo tuyo,
lo que soy y lo que no soy / que sos vos
una competencia que no existe y separa

sentir cómo todo el cuerpo reacciona
ganar / perder – morir / vivir – vos / yo
sentir el juicio sin juicio, el miedo sin controlar, la voracidad a boca cerrada
para crear algo nuevo con lo mismo
para dirigirlo con nuevos propósitos que descifren y deshagan la batalla

enseñarle que no sabe
a aprender a estar disponible a aprender
que lo controlado no desaparece
que el caos es una interpretación parcial
que el desconocimiento produce certezas

ese centro que se activa eléctrico y poderoso
preciso
exquisitamente preciso

cuando no soy dueña de mi misma
y sí humilde servidora del misterio infinito

cuando quiero tener razón
y me protejo

cuando suceden las dos cosas al mismo tiempo
y me confundo

me doy tiempo para sentir
necesito tiempo
un de a poco suave
para abrir la ventana de la herida

y liberarme

y que el sonido planetario
sea bronquios que se expanden

el vínculo primario con la vida
el constante intercambio en el que soy y somos

el telar

donde tengo miedo y contraigo
donde confío y entrego

donde a todos nos pasa lo mismo
pero nos escondemos

barrera de la emoción / nudo o círculo
separación / intercambio

(mi mayor trampa
cuando le doy la razón)

el borde es cuenco atravesado por el agua
la sagrada forma que contiene

y que es tierra fértil
que florece
y crece

que cuando vive
vibra
el telar vive
vibra

penetra

en vínculo primario con la vida
en constante intercambio
en el que soy y somos

que es hacia adentro el universo que crea el afuera a imagen y semejanza /
que es necesario abrirnos a la diferencia para que sea habitada /
que las olas de transformación nos ordenan perfecta y desconocidamente /
que nuestra esencia es funcional cuando la existimos /
que quien adentro le rogaba al universo como al gran padre se presenta imperturbable, y es sol.

// la disolución de la diferencia
entre lo que atrae
y lo que es atraído //

que quien cree ser yo se siente en peligro /
que siento el miedo de aquella /
que quien entrega la propia muerte como estrella que derrama su vasija en el río, crece /

que la puerta de loto a la vivencia holográfica está siempre abierta /
que se revela a sí misma y es refugio /
que la sensibilidad al triángulo sea cotidiana /

// lo que crea el encuentro
de aquello que atrae
y lo que es atraído //

el derrumbe existe porque algo asciende
y viceversa

imperturbable

es atravesado

e irradia

la memoria que brota
y libera los cuerpos

vehículo y custodio

de la vida que atraviesa
que destruye uno a uno los velos de la columna

cuerpo flexible que crea espacio a través del surco
orilla eléctrica que cohesiona los mares del océano en kilómetros de poros

rayo constructor de ríos
adentro / afuera

despiertan las serpientes
la ley de atracción
el movimiento del amor

reino mineral / reino vegetal

me reconozco
me nombro y me suelto

este cuerpo que me fue confiado
y es cuenco
de la totalidad sin defensas

soy piedra pasto ojos
mano que dispara

quién observa no está separado de lo que es observado

Tengo dos orejas y, por ello,
doy por supuesto que escucho.
Pero,
Escucho verdaderamente?

 

Escucho sin opinar? Sin tomar una postura de si estoy o no de acuerdo respecto a lo que se expresa? Escucho simplemente escuchando?
Con cada una de las células, escuchando.
El tejido molecular que se relaja y se abre a ser penetrado por la experiencia.

Escucho los movimientos de las sensaciones del cuerpo sin etiquetarlas? O rápidamente intento controlar esta oleada de no sé adentro del cuerpo que irrumpe y desordena la secuencia programada de mis planes para llegar a ser quien creo que soy. Es absurdo. Tan absurdo como querer atrapar el viento en la palma de mi mano.
Sólo contaba con un catálogo muy básico de las emociones conocidas hasta el momento, registradas en la historia de la humanidad, con un montón de notas al pie que de tan caóticas que se muestran, se han vuelto ilegibles al ojo común.
Yo no sé si a ud le a pasado, pero siento que el menú se me disuelve y se desborda en ríos de tinta.
Ya no encuentro en el menú la justificación necesaria que me alivie la culpa de sentir.

 

Escucho realmente?
O escucho para continuar la continua continuidad de los pensamientos? El eterno diálogo de una idea seguida de otra idea.
Yo sufro de las ideas. Mi mayor enfermedad ha sido este torrente insoportable de abstracciones, vínculos, patrones y geometrías. No se si a ud le ha ocurrido, le ha ocurrido? Dígame, por favor. ¿Ha sentido el profundo dolor que encierra el pensamiento?
La locura o la rendición.
Paradójicamente, la rendición necesita piernas enraizadas, flexibles al continuo autosacrificio de silenciarse.
Si,
No hay mayor sacrificio que el silencio.

 

Que en paz descanse quien en vida muere.
Ese descanso de no necesitar entender el torrente de abstracciones y patrones. Gracias gracias. La mente humana, por más cualidad abstracta que ésta posea, no es capaz de comprender la lógica de la lógica de la lógica. Y ahí vamos de vuelta, la secuencia infinita. El pensamiento que entra al fractal queriendo entenderlo está condenado a la locura, o por lo menos a una excitación agotadora. No hay nada que entender, sólo observación. La comprensión no es del ámbito de la mente del pensamiento, aunque la incluye. El resto es proyección de significados aparentes que me dan el alivio de creer estar entendiendo algo y así dar continuidad a una falsa sensación de seguridad anclada en una creencia, la creencia más peligrosa: la creencia de creer que yo soy alguien completo en mi mismo.

Cuántas mutilaciones han sido necesarias para comprender lo que cada tanto olvido, y que no tiene contenido. No es ninguna comprensión es sí misma, más bien es un estado de relajación y plenitud en medio del sin sentido.

 

Un estado de escucha
Suave y vibrante

 

Es posible eso?
Si y no. No es posible en términos de poder llegar o alcanzar ese estado de plenitud en medio de sea lo que sea que esté ocurriendo, de ser incendiado completamente por la experiencia. No soy alguien que tiene una experiencia, sino que soy el soporte en donde la experiencia se experimenta. Plenitud es consumación.

Creía que la observación era simplemente ver,
pero no.

 

La observación es escucha.

Aquello que ve,
no son mis ojos.

X