Scroll to top

Cosmometría y Astrología, Lógica Universal

– Parte 1 –

 

La Cosmometría es una síntesis reunida por Marshall Lefferts que estudia los patrones, estructuras, dinámicas y procesos fundamentales del Universo; sintetizando los principios científicos actuales y los antiguos principios esotéricos a través de la geometría. Cosmometría es un término acuñado por el mismo Lefferts, con cual resueno ya que amplía la mirada de la Tierra al Cosmos, observando la repetición de ciertas estructuras y dinámicas más allá de nuestro planeta, expandiendo la visión geocéntrica del estudio de los patrones fundamentales en cual la energía cobra existencia.

Marshall Lefferts es parte de The Resonance Science Foundation dirigida por Nassim Haramein;  por lo cual los conceptos fundamentales, descriptos en el contexto de la Cosmometría reflejan las investigaciones realizadas en la Fundación, de la misma manera que se ven reflejados en la síntesis que he realizado a través de PsicoCymática, habiendo estudiado y participado en la Academia de dicha Fundación.

 

Los conceptos que describen la visión conectada del Universo, a modo general, son:

 

· Campo Unificado: Estado en total equilibrio de la energía. El Vacío desde el cuál todo surge y al que todo retorna. También nombrado como Plasma, Eter, Conciencia. Es análogo al Prana y el Chi de los Orientales. Geométricamente está representado por la Flor de la Vida.

 

 

· Fractal: un patrón que se repite en todas las escalas, desde lo micro a lo macro. Existen dos escalas fractales bases: La ley de octavas y Phi “La Proporción Áurea”

 

 

· Holográfico: La totalidad está contenida en la parte.
· Flujo dinámica y dinámica de polaridad: Cuando la energía indivisa comienza a pulsar se crea espontáneamente una polaridad energética, un doble movimiento expansión/contracción, hacia dentro/ hacia fuera, simultáneo. Este pulso creador está representado por el Toroide, que es el movimiento de balance entre el equilibrio de lo inmanifiesto (el vacío del campo unificado) y el desequilibrio de la realidad manifiesta.

 

 

· Sinergético: el comportamiento del sistema completo es más grande e impredecible que el comportamiento de las partes del sistema vistas separadamente.

 

Los principios del Modelo Holofractal y Dinámico del Universo complementan la comprensión de la lógica de circulación de la información a la que invita el estudio de la Astrología, como un sistema unitario de interacciones. Las geometrías representadas en la carta natal no son solamente una relación entre diferentes aspectos sino una unidad fusionada y dinámica de lo que ya está relacionado, un mismo flujo en constante interpenetración energética. Lo cual intenta responder a la pregunta “¿estamos condicionados por los planetas?” Aquí lo que se intenta descubrir es la percepción de que el movimiento de los planetas y el movimiento de nuestras sensaciones y acontecimientos son un mismo flujo, una mecánica fractal. El reconocimiento de patrones que estructuran tanto las moléculas de nuestro cuerpo como las galaxia, evidencia una Inteligencia que organiza la dinámica de las estrellas al mismo tiempo que nuestros procesos internos. La sustancia que organiza nuestra experiencia subjetiva y a las galaxias, es la misma. Sensibilizarnos a este flujo unitario nos revela el orden subjetivo a toda manifestación, el tiempo de desarrollo natural de cada experiencia interna/externa.

Quizas, puede ser de utilidad observar las formas geométricas no como formas cerradas en sí mismas (lo cual es la tendencia común), sino como el resultado de una interacción dinámica entre líneas energéticas en resonancia. Estas líneas de energía que resuenan entre sí conformando un conjunto, representan la estructura del flujo dinámico y unitario que hoy la ciencia llama Campo Unificado, Conciencia, Vacio, Eter, Plasma, y que es la sustancia posibilitadota de toda la existencia.

Así como el Modelo de la Cosmometría presenta una visión interconectada del Universo, el estudio de la Astrología nos invita a la vivencia y a la evidencia, en nuestra vida cotidiana, de esta unidad intrínseca de la existencia. Nos revela, no ya como entidades aisladas, sino como sistemas multidimensionales en red, en constante interacción e intercambio de energía.

 

Del Patrón acción-reacción a la inter-acción / Luna-Urano
Se dice que “para toda acción hay una reacción igual y opuesta”. Eléctricamente, toda polaridad cargada consiste en un par de estados opuestos que contienen una carga positiva (excitación) y una carga negativa (resistencia). Estos opuestos complementarios son creadores de vida; por lo que toda manifestación de energía es dual. Cuando comenzamos a educarnos en percibir ambos polos a la vez, se abre la posibilidad de nuevos significados ante lo que anteriormente resistíamos o deseábamos.
Las emociones están ligadas a las instintos territoriales y de pertenencia; demarcan, separan. Psicológicamente, nuestro territorio es nuestra identidad, aquella construcción familiar y conocida desde la cual respondemos a la realidad; o, mas bien, nos protegemos de la realidad. Proteger el territorio de la identidad implica llevar nuestra observación hacia fuera, una mirada al acecho que defienda lo interno. Una observación animal.
El ejercicio de la contemplación de cómo y para qué estos patrones defensivos se gatillan en nuestra vida cotidiana, sintiendo la reacción sin reaccionar, da el espacio para que esta fuerza que es la emoción abra nuevos espectros de percepción, actualizadas y en coherencia con el ser profundo, ampliando la conciencia de realidad y posibilitando respuestas creativas ante los hechos cotidianos.
Al sentir la energía de la emoción sin descargarla ni reprimirla, el plano emocional progresivamente se va convirtiendo en ancla de la cada vez más veloz percepción de patrones interconectados, aumentando la capacidad de sentir abierto e inclusivo. A medida que la necesidad de seguridad emocional va perdiendo fuerza, la necesidad de certeza también; ya que ahora el sistema cuenta con más espacio y anclaje para la electrificación y la sensación de vértigo que produce la incertidumbre de lo desconocido. Un campo emocional no anclado en el cuerpo no es capaz de contener la desestructuración de la percepción espontánea transpersonal que es el insight.
Esta captación espontánea sucede en un tiempo simultáneo, (cientificamente, el punto cero): el encuentro o centro de quietud del movimiento dual acción/reacción que es el movimiento fractal del mecanismo de descarga/represión a nivel emocional.
El viaje de integración de la Luna como sustancia posibilitadora de lo creativo sucede a través de la contemplación sistémica y cíclica de Virgo, y la capacidad de morir a las defensas de nuestro territorio identitario de la fase Escorpio, para dar lugar a que una verdadera interacción creativa suceda. Somos testigos del surgimiento de una comprensión mucho más abstracta de la realidad, que reconoce patrones y niveles de realidad mucho más complejos, que nos invita a reconocernos como partes de un movimiento mayor que es la humanidad.

 

Soledad Davies
Febrero 2017
Patagonia Argentina

 

 

Author avatar

Soledad Davies

https://soledaddavies.com
Astróloga / Psicoterapeuta / Investigadora / Divulgadora

Related posts

Post a Comment

X