Scroll to top

La Mutación del Plexo Solar

La mutación que nuestra especie está atravesando nos irá liberando de la memoria mamífera de la cual procedemos. El marco biológico animal en cual nos encontramos se irá transformando a medida que vayamos haciendo conciente la vitalidad bloqueada.

Un proceso evolutivo capaz de alterar la estructura biológica no se da de la noche a la mañana sino que es un proceso que va floreciendo en etapas. Sin embargo, como toda mutación es algo que sucede por primera vez, de lo cual no hay precedentes, es un contínuo ir yendo hacia lo desconocido.

El plexo solar es el centro emocional y el actual centro de distribución de la energía. Esta distribución actualmente funciona por apropiación, manipulación y control de la energía. Una mutación en este centro produce una nueva manera de circulación del flujo energético a través del sistema, activando cuerpos que antes se encontraban inactivos por falta de vitalización/energetización. Es decir, nuevos modos de procesamiento de la información comienzan a vibrar, despiertan.

La emoción, que es un fluctuante movimiento de la energía, desciende hacia los centros raíces para estabilizarse, descubriendo la naturaleza emocional del deseo: deseo vinculado a una idea de lo que quisiera ser para ser querido, aceptado, respetado; y la vitalidad que emerge desde el centro de ese descubrimiento, cuando la carga del drama personal es liberada. El movimiento en dos direcciones opuestas simultáneas, hará que este descenso sea un ascenso al mismo tiempo: un estiramiento de los músculos psíquicos hacia todas las direcciones. Como cuando la luz del sol penetra el capullo y la flor se abre.

Cuando la luz descendente se fusiona con la vitalidad de la luz ascendente, la intuición y el instinto se fusionan, emerge una creatividad que puede ser vehiculizada por el intelecto en el mundo concreto. El sistema se ilumina en este encuentro eléctrico y comienza a irradiarse, cada célula se convierte en pequeños dínamos solares.

Cuando la carga de deseos que nutre el drama emocional, son transmutadas por la aceptación, el amor y la compasión hacia nuestro bestial humanoide interno y la angustia del vacío existecial se calma, el flujo energético se redirecciona, despertando el centro cardíaco y la conciencia grupal. Sentir el amor grupal es un sentir en todas las direcciones, un sentir abierto, esférico. Un flujo que no pertenece a nadie ni es creado por alguien, sino que es una generación co-creada, interconectada y cooperativa. Cuando el corazón grupal despierta, la energía que el plexo solar anteriormente sintetizaba, distribuía y apropiaba, comienza a estar a disposición de servir el propósito y el bienestar grupal en vez de estar orientado a la supervivencia individual, independiente de los demás.

El corazón grupal es inclusivo, es la comunión de todas nuestras diferencias; lo cual implica la aceptación y la apertura a aquello que difiere, e incluso pareciera oponerse, a aquello que pienso, siento y deseo. De esta manera, la personalidad será cada vez más una herramienta para el alma grupal, en beneficio de todos. Por lo cual las diferencias que antes nuestro mamífero interno rechazaba creyendo que lo diferente ponía en riesgo a la manada, se convertirán en aportes funcionales a la unidad creativa de la comunidad.

El acorde diferente que cada uno Es en esencia aporta a la armonía creativa y dinámica de la canción grupal. Cada aporte de lo particular irá creando en vivo la realidad colectiva. Es decir, para la armonía grupal es fundamental que cada uno suene es su acorde singular, que cada uno irradie su verdadera esencia porque eso responde a un orden perfecto.

La ascensión de la 3ra dimensión a la 4ta y 5ta dimensión, observado fractalmente desde los planos de conciencia que representa el Sistema de Chakras, se refiere a esta mutación del Plexo Solar: la subordinación de la personalidad hacia el amor grupal, despertando la conciencia de 4ta dimensión cardíaca. Lo cual nos ingresará en la 5ta dimensión laríngea que es la expresión creativa de nuestra función singular en el sistema, el mensaje/acorde singular y funcional a la auto-organización de la comunidad. Cuando la personalidad (3ra dimensión) es puesta al servicio de la intuición del pulso cardíaco (4ta dimensión) la voluntad creativa se expresa a través nuestro (5ta dimensión) en beneficio de todos los seres.

Soledad Davies

www.soledaddavies.com

.

SMXLL

 

Author avatar

Soledad Davies

https://soledaddavies.com
Astróloga / Psicoterapeuta / Investigadora / Divulgadora

Related posts

Post a Comment

X